Archivo digital del SITRAC

CronicasdearchivoT01C12_SITRAC-SITRAM.mp4_snapshot_00.04_2014.01.19_12.19.46Archivo digital del Sindicato de Trabajadores de Concord

El trabajo de recolección y digitalización del archivo del SiTraC estuvo a cargo de la Fundación Pedro Milesi y Biblioteca Popular de Bella Vista, quienes nos han facilitado el mismo para publicarlo en su totalidad. El archivo cuenta con 20 sub-archivos que incluyen cuantiosa documentación del sindicato y de organizaciones políticas, notas periodísticas y cartas, entre otras.

    1. Archivos del Sindicato de Trabajadores Concord
    2. El Archivo de SiTraC
    3. Acceso a las fichas y aclaraciones sobre el origen, contenidos y calidad de la documentación

 

Archivos del Sindicato de Trabajadores Concord (Si.Tra.C.)
Córdoba, Argentina, 1970-1971, y documentos afines

Antecedentes

El SiTraC fue un sindicato de empresa, integrado por los operarios de la planta FIAT Concord Mecánica de Autos (fabrica de automotores) instalada en Ferreyra, a pocos kilómetros de la ciudad de Córdoba. El complejo FIAT de Ferreyra estaba compuesto además por Materfer (fábrica de material ferroviario), cuyos dependientes estaban afiliados a otro sindicato de empresa (Sindicato de Trabajadores de Materfer – Si.Tra.M.), y por Grandes Motores Diesel, con personal agremiado en el Sindicato de Mecánicos y Afines (SMATA), filial Córdoba, que es una organización de jurisdicción nacional. Los operarios de las 3 plantas de FIAT eran, en 1970, alrededor de 4000.

Tanto SiTraC como SiTraM actuaron, hasta ese año, como organizaciones pro-patronales, cuya función principal consistía en disciplinar la mano de obra, ejercer la representación formal que facilitaba a sus dirigentes convalidar la política de relaciones laborales de FIAT y señalar al jefe de personal a los operarios potencialmente conflictivos, para que la empresa procediera a despedirlos. La afiliación sindical era muy baja, la participación no existía, y los escasos delegados se designaban por acuerdo entre la patronal y el pequeño grupo de “dirigentes” gremiales.

En marzo de 1970, enmarcada en el proceso de movilización popular y concientización política que había hecho eclosión en el “Cordobazo” [1] de mayo de 1969, una Asamblea muy numerosa, realizada en la planta de Concord, cuestionó la conducción sindical de SiTraC y exigió su desplazamiento.

Así se inició un proceso que, a través de la afiliación masiva, la elección de una nueva Comisión Directiva y un nuevo Cuerpo de Delegados, cohesionó a los trabajadores y los lanzó a la participación activa en el alza de un movimiento social que tuvo a la clase obrera y al pueblo de Córdoba como actores protagónicos.

Los obreros de Materfer, en una trayectoria similar, recuperaron su sindicato en junio de 1970.

Estos sindicatos, y otras agrupaciones gremiales que, a partir de su ejemplo, nacieron y se desarrollaron en Córdoba y en otros puntos del país, se autodefinieron “clasistas” –recuperando una perspectiva que había desaparecido, desde mediados de la década del ’40, de las expresiones del movimiento obrero organizado- y orientaron su actividad apoyándose en el funcionamiento permanente de las Asambleas de Base y en la movilización callejera.

“La política de SiTraC estaba basada en la conciencia de que la clase trabajadora es la única que produce toda la riqueza de la sociedad. Que esta sociedad en que vivimos es injusta, porque se basa en la explotación del hombre por el hombre, y de los pueblos por los monopolios imperialistas internacionales. Que la terminación de la injusticia y la liberación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos. Y que, para lograrla, desde el sindicato tenemos que luchar a la vez contra:
-Las patronales explotadoras
-La dictadura entreguista y asesina
-Los traidores encaramados en el movimiento sindical.” [2]


El Archivo de SiTraC

El gobierno presidido por el General Alejandro Agustín Lanusse canceló la personería gremial de SiTraC y SiTraM el 26 de octubre de 1971. La sede del sindicato estuvo ocupada durante meses por fuerzas de seguridad, los dirigentes y activistas fueron despedidos de sus empleos, encarcelados e inscriptos en “listas negras”. Todos los objetos de valor –incluido un conjunto de electrodomésticos destinados a una rifa para costear el mantenimiento de las familias de los afiliados presos- fueron sustraídos. A pesar de ello, y de la represión que se ensañó sobre los trabajadores y el movimiento social entre 1976 y 1983, se ha conservado un interesante fondo documental recogido y ocultado de requisas y allanamientos durante la dictadura, por antiguos militantes y colaboradores de SiTraC.

Aun bajo la dictadura, y ante el peligro de que el archivo se perdiera, un militante que había pertenecido a los llamados “grupos socialistas” [3] montó una cámara fija y fotografió y reveló centenares de páginas (los documentos emitidos por SiTraC) con los que se hizo un paquete pequeño que se depositó en otro domicilio. La idea –llevarlo a un repositorio europeo- no pudo ponerse en práctica, porque ninguno de los comprometidos en la tarea tenía dinero para viajar.

En 1984 volvió a regir en la Argentina el “Estado de Derecho”. Y comenzó la tarea de reunir los documentos, que habían sido dispersados para aumentar el margen de seguridad. A esos documentos se agregó mucho material: quienes habían colaborado voluntariamente hasta 1971 con la Secretaría de Prensa de SiTraC, continuaron recopilando los recortes de publicaciones en los años de clandestinidad, aún después de la afiliación de los trabajadores de Materfer a la Unión Obrera Metalúrgica y los de Concord al SMATA. Los abogados que habían actuado en los juicios por reincorporación ubicaron los expedientes en oscuras secretarías de Primera Instancia y facilitaron el acceso a los “cuerpos” tramitados en la Suprema Corte de Justicia; así fue posible revisar miles de folios, hacer una selección de los más significativos, y fotocopiarlos; este origen tiene toda la documentación referida a las elecciones de delegados, a las convenciones paritarias, a las relaciones Empresa-Sindicato, ya que todos los expedientes originales, tramitados en la delegación Córdoba del Ministerio de Trabajo de la Nación, fueron quemados por orden de la dictadura militar en 1978-1979; sólo se salvaron las actuaciones que habían sido elevadas a los tribunales judiciales. Antiguos militantes aportaron colecciones de documentos de diversos partidos políticos que tuvieron activa participación en el movimiento sindical desde mediados de la década del ’60 hasta entrada la del ’70. De la Biblioteca del Centro de Estudios e Investigaciones Laborales (CEIL) se obtuvo la colección del D.I.L. (Boletín de Documentación e Información Laboral) donde Leonardo Dimase consignaba mensualmente un inteligente panorama de los conflictos gremiales y recopilaba las definiciones políticas de las distintas corrientes del movimiento sindical. Un grupo de investigadores construyó una cronología comparativa de los acontecimientos políticos y sociales. Algunos de los antiguos dirigentes de SiTraC volvieron a reunirse, y se realizó un registro de sus recuerdos sobre la situación en la planta de Concord a principios de 1970 y sobre los primeros pasos en la recuperación del sindicato, a los que se sumaron recuerdos escritos de otros dirigentes. Otros colaboradores aportaron sus propias colecciones de publicaciones políticas no partidarias.

Así, antiguos obreros de FIAT, jóvenes estudiantes de Historia, abogados de causas no lucrativas, periodistas, militantes de movimientos populares, intelectuales comprometidos con las luchas de los trabajadores, colaboraron, durante estos últimos diez años, no sólo para recoger y ordenar los materiales que estuvieron alguna vez en la Secretaría de Prensa de SiTraC, sino para rescatar la mayor cantidad posible de documentación judicial, de los poderes Ejecutivos Nacional y Provincial, de las organizaciones políticas y estudiantiles de la época, de la prensa comercial. El objetivo fue recuperar y devolver a las futuras generaciones de la clase obrera la memoria de un momento de su larga lucha para alcanzar la autonomía, y enmarcarla en el abigarrado friso de un alza significativa del movimiento social.

El resultado son 20 subarchivos, cuya lista es la siguiente:

Subarchivo Nº Título

Cantidad de Fichas

1 Documentos producidos por SiTraC: abril de 1970 a 5 de enero de 1973 5
2 Elecciones de Comisión Directiva y delegados. Impugnaciones de FIAT Concord S.A. 7
3 Documentos administrativos de SiTraC 5
4 Comisiones Paritarias y Convenios 9
5 Cartas y comunicaciones de y sobre afiliados en prisión. Organismos de solidaridad. Fusilamientos del 22 de agosto de 1972 3
6 Expedientes del Ministerio de Trabajo 4
7 Plenarios sindicales. Congreso de Sindicatos Combativos, Agrupaciones Clasistas y Obreros Revolucionarios (agosto de 1971). Boletín de SiTraC 7
8 Despidos en 1971: listas, datos personales, cargos gremiales. Liquidaciones. Actas de conciliación 10
9 Juicios por la reincorporación de los despedidos 15
10 Relaciones de los obreros de FIAT con SMATA y UOM (1972-1973) 1
11 Proyectos de reorganización de SiTraC 1
12 Materiales para reconstruir la historia (incluye algunas fotografías y la desgrabación de entrevistas de 1971 y de 1984) 4
13 Recortes de prensa: enero de 1970 a junio de 1974. Incluye material gráfico sobre el “Cordobazo” de 1969 28
14 “Los hechos económicos, políticos y sociales, en Córdoba y en el país”, cronología 1970-71 9
15 D.I.L Boletín de Documentación e Información Laboral: conflictos de U.O.M., SMATA, SiTraC-SiTraM; posiciones de la CGT nacional y regional Córdoba (agosto de 1969 2
16 Publicaciones políticas no partidarias 19
17 Información de prensa sobre CGT nacional y movimiento sindical cordobés, incluida CGT regional 15
18 Documentos y publicaciones de Partidos y organizaciones políticas varias 26
19 Documentos y publicaciones del partido “Vanguardia Comunista” (1966 a 1974) 38
20 Documentos y publicaciones del partido “Vanguardia Comunista” (1966 a 1974) 17

Notas: Los subarchivos correspondientes a partidos y organizaciones políticas no contienen documentación completa entre las fechas indicadas: se trata únicamente de los materiales que fueron recopilados por la Secretaría de Prensa de SiTraC, sus activistas y colaboradores, hasta poco después de las elecciones nacionales de 1973.

Consideramos que éste es un archivo “abierto”, es decir, que en el futuro pueden aparecer nuevos documentos que merezcan ser agregados. Por lo tanto, cada subarchivo, en cuya primera ficha aparece un índice detallado, tiene sus fichas numeradas a partir de la unidad, y esa numeración consta en el rótulo de la ficha. Ejemplo: Subarchivo 6 – Ficha 1… y subsiguientes, hasta acabar con el tema. Luego, Subarchivo 7 –Ficha 1… etc.
Mientras se llevaba a cabo el trabajo de recuperación y ordenamiento del archivo se constituyó la FUNDACIÓN PEDRO MILESI, hoy FUNDACIÓN PEDRO MILESI Y BIBLIOTECA POPULAR DE BELLA VISTA, como un homenaje a la memoria de ese militante obrero, que a sus 82 años de edad presidió el Congreso Clasista convocado por SiTraC y SiTraM en 1971. Del Consejo de Administración forma parte Carlos Masera, quien fue Secretario General de SiTraC, y hubo acuerdo de todos los que colaboraron en conservar, proteger y ordenar el archivo, en designar a dicha Fundación depositaria de toda la documentación y responsable de su conservación, con el expreso mandato de difundir los contenidos del Archivo y ponerlos a disposición de investigadores y militantes del movimiento de los trabajadores y otros movimientos sociales. Cumpliendo ese mandato, y para asegurar la supervivencia de la documentación ante posibles contingencias políticas, la Fundación obtuvo el aporte del Arquivo Edgard Leuenroth (Universidade Estadual de Campinas), del International Institute of Social History (Ámsterdam) y de la Harvard College Library (Harvard University) para microfilmar todo el archivo y entregar una copia completa a cada una de dichas Instituciones, completándose el trabajo en agosto de 1994.


Algunas aclaraciones sobre el origen, contenidos y calidad de la documentación

En los siguientes links, puede acceder a los subarchivos y precisiones sobre la documentación recopilada, junto a los criterios que orientaron la clasificación.

La colección perteneció a una colaboradora voluntaria de la Secretaría de Prensa de SiTraC y fue ordenada en 1993 por un estudiante de la carrera de Historia de la Universidad de Buenos Aires. Así, en agosto de 1994, el Archivo de SiTraC consta de:
-Una ficha “cero” con los antecedentes e historia del Archivo, y la descripción sucinta de los subarchivos, que incluye también la reproducción de una cronología específica referida a SiTraC, tomada de DUVAL, Natalia. Los sindicatos clasistas: SiTraC (1970-1971). Centro Editor de América Latina; Biblioteca Política Argentinas Nº 235; Buenos Aires; 1988.
-Veinte subarchivos, con un total de 225 fichas, con ¿70? Fotogramas cada una, lo que hace un total aproximado de 15.000 fotogramas. La Fundación Pedro Milesi y Biblioteca Popular de Bella Vista es depositaria de los originales y del microfilm en sales de plata.
Tienen copias diazo:
-International Institute of Social History (Amsterdam), Países Bajos.
-Arquivo Edgard Leuenroth, Instituto de Filosofía e Ciencias Humanas, Universidade Estadual de Campinas, Brasil.
-Harvard College Library, Universidad de Harvard (Cambridge, Mass. USA).

Notas
[1] Huelga general de dos días, con movilizaciones obrero-estudiantiles y lucha en las calles.
[2] SiTraC, Volante mimeografiado, 1º de diciembre de 1971.
[3] Así se denominó a los Partidos y Agrupaciones Políticas que sostenían que Argentina es un país capitalista y, por lo tanto, definían la revolución necesaria como “socialista”; también consideraban erradas la concepción “foquista” y la adopción de la “guerrilla” como vía hacia la revolución.

Los comentarios están cerrados